La paradoja española: Pocos delitos y muchos presos

Dicen que los políticos usan las estadísticas como los borrachos usan las farolas: no para iluminarse, sino para apoyarse en ellas. Probablemente sea cierto.

Porque si no, díganme ustedes cómo puede ser posible que, afirmando la policía que España es uno de los países con la tasa más baja de infracciones penales registradas, sea en cambio el lugar con mayor densidad de población reclusa de Europa Occidental. Piensen bien la respuesta antes de responder a esta paradoja y busquen posibles explicaciones, pero, mientras lo hacen, déjenme que les refiera algunas cifras oficiales tomadas del propio Instituto Nacional de Estadística

0111-300x168

Según la estadística policial, en el período 2003-2010 el número total de delitos y faltas cometidos en España descendió de 1.955.902 a 1.745.313 lo que supone un estimable descenso del 11%.

En la jurisdicción penal entre 2003 y 2010 el número de asuntos ingresados pasó de 5.600.649 asuntos a 6.639.356 lo que supone un aumento del 16%

La población reclusa, en el mismo período ascendió de 56.096 reclusos en 2003 a 73.929 en 2010 lo que supone un notable incremento del 25% en el número de presos.

Finalmente, el número de agentes policiales en España, en el mismo período, pasó de 118.666 a 155.810 agentes; es decir, aumentó en un 24%.

Pueden ustedes, si lo desean, tratar de interpretar estas cifras buscando crípticas explicaciones matemáticas pero les sugiero que, antes, traten de leer de forma directa y sencilla lo que las cifras nos dicen pues las mismas sugieren un magnífico trabajo policial (los delitos descienden cada año que pasa), indican que los jueces trabajan afanosa y eficazmente (nada menos que 3 procedimientos penales por cada intervención policial), insinúan que la seguridad aumenta en las calles (cada vez hay más delincuentes encerrados) y dejan ver que esta tendencia seguirá en el futuro porque cada año que pasa tenemos más policías. La Arcadia Feliz, el país perfecto, España en suma.

El único problema es que esas estadísticas no pueden ser ciertas, porque, al margen de los datos sobre población reclusa que son indiscutibles, ¿cómo es posible que por cada supuesto delito detectado por la policía hayan tres procedimientos judiciales? ¿Cómo se come que descendiendo el número de delitos aumente el número de presos? ¿Cómo se explica que siendo España uno de los países más seguros de Europa cada vez contratemos y paguemos más policías? Escucharé encantado las explicaciones que quieran darme.

Yo soy capaz de entender que pueden haber efectos ocultos, que pueden existir defectos estadísticos, que los márgenes de error son inevitables… Pero también entiendo que este tipo de estadísticas no pueden servir nunca para diseñar una política acertada pues los delitos, conforme a ellas, lo mismo suben año a año (si miramos las cifras de justicia) que bajan (si miramos las cifras policiales); que la seguridad aumenta o desciende según queramos leer los datos y que, también según la lectura que hagamos, hacen falta policías o por el contrario sobran.

Y ahora que hemos repasado algunos datos ya pueden ustedes tratar de responder a la pregunta inicial:¿cómo es posible que siendo España uno de los países con la tasa más baja de delitos sea en cambio el lugar con mayor población reclusa de Europa Occidental? ¿Quizá por la extremada dureza de las penas? ¿Acaso por los pésimos sistemas de reinserción? ¿Más bien porque las estadísticas son simplemente erróneas cuando no falseadas? No aventuraré respuestas aunque tengo mis propias tesis al respecto, pero, ahora que se prepara una reforma del Código Penal que endurece sensiblemente las penas, lo que debe quedar claro es que dicha reforma no responde a datos objetivos ni de política criminal sino a la voluntad pura y simple de quien ha confeccionado la ley.

Carecemos de estadísticas fiables y sin ellas no es posible tomar decisiones acertada
s; por eso no es extraño que nuestra justicia esté desorientada, camine a bandazos, tenga dificultades para mantenerse en pié y mantenga un discurso balbuceante: Porque nuestros gobernantes juegan a la gallina ciega con ella y usan las estadísticas según les conviene; es decir, del mismo modo que los borrachos las farolas, no para iluminar su camino sino para apoyarse en ellas.

Vale

José Muelas

http://muelascerezuela.com/2015/09/18/la-paradoja-espanola-pocos-delitos-y-muchos-presos/

Anuncios