Anarquistas, facebook, mentiras y mass media

Dentro del entorno anarquista siempre se ha producido un intenso debate sobre los mass media que, en la mayoría de las ocasiones, se ha polarizado hasta el extremo de señalar que, si no estás en contra estás a favor, sin entrar en un debate profundo del significado de los mass media, la manipulación y sobre quién utiliza a quién.

Con la reciente detención de cinco compañeros y compañeras anarquistas, cobra vigencia el hecho de que los mass media difunden las verdades a medias de las versiones policiales, que acaban en convertirse en la verdad oficial y en la hipotética opinión pública (publicada).

Con el tiempo, las personas que se mueven en los espacios de afinidad anarquista, conocen perfectamente el significado de la manipulación informativa a través de la difusión de las falsas alarmas sociales, la violencia y la criminalización de colectivos.

Esa relación conflictiva con los mass media que subsistía en el seno de los ámbitos anarquistas, se ha trasladado a internet y muy especialmente a las redes sociales.

Actualmente el debate todavía no ha alcanzado la intensidad que se vivió con las estrategias informativas de anteriores momentos, pero en parte ese desapasionamiento viene motivado por el desconocimiento profundo del significado y utilidad de algunas herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías, y las utilidades que representan para el propio sistema capitalista.

La fascinación de las redes sociales viene de su inmediatez y de la numerosa cantidad de personas que se encuentran conectadas a ellas, lo que da sensación de una impresionante potencialidad que alimenta unas fantasías movilizadoras y cuyas expectativas no se corresponde con la realidad.

Los mass media y las redes sociales son ruletas rusas con muchas posibilidades de bala en la recámara. Con los mass media en parte hemos aprendido a evitarlos en la medida de lo posible, o puntualmente utilizarlos en vez de que sean ellos quienes nos utilicen. Con las redes sociales, por lo novedosas que pueden ser para algunas, todavía no hemos aprendido a distanciarnos de esa apariencia de realidad o a entender para qué sirve cada una de esas herramientas que nos ofrecen, interesadamente, las nuevas tecnologías.

Ninguna tecnología es neutra, de la misma manera que la ciencia tampoco lo es. Y es por ello que debemos aprender cuales son sus utilidades, al tiempo que recuperamos los espacios para el encuentro, pues muchas de estas tecnologías se piensan para todo lo contrario: para el desencuentro y la individuación.

Los mass media son parte del sistema, pues están en manos de quienes pretenden controlar las opiniones para producir consensos artificiales que, de existir libertad e prensa y de opinión, no aguantarían la más mínima crítica.

Las redes sociales funcionan desde la apariencia de control del medio. Esto quiere decir que, así como los mass media no dejan lugar a dudas de quienes los gestionan y controlan, en las redes sociales ese control y gestión se diluye y adquiere un plano mucho más sutil, creando la sensación de control a quienes las utilizan. Cuando se habla de horizontalidad, es completamente falso, pues donde hay control, en definitiva poder, no existe horizontalidad alguna. Es importante saber diferenciar entre webs, facebook, twitter, blogs, correo electrónico, software libre, windows, etc…, en el sentido de tener unas nociones básicas de para qué y cómo se deben de utilizar y unas mínimas ideas básicas de seguridad que nos permitan reconocer riesgos que van desde la introducción de virus, al acceso no consentido de las cuentas de correo, etc…

De la misma manera que reconocimos la necesidad de dotarnos de nuestros propios medios, de abrir espacios a la autogestión, la expresión y la lucha, también deberemos de aprender a encontrar y utilizar nuestros propios medios en la red y darles el uso necesario y posible en cada ocasión.

Personalmente no reconozco instrumentos como facebook o twitter como útiles de lucha, pero tampoco considero los mass media y en ocasiones, por cuestiones de estrategia, sí que hemos intentado que apareciera alguna situación concreta sin manipulación, pero eso no es más que otra fantasía como la que se magnifica con las redes sociales.

Más allá de especular moralizando entre el bien y el mal, este escrito pretende incitar a la reflexión individual y colectiva, para que nuestras acciones en la calle, aunque no conocidas, sean seguras. El estado sabe cuando se le golpea, aunque silencio se cubra de calma tensa.

Libertad anarquistas presxs!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s