Estados Unidos: la fuerza contra los presos con enfermedad mental

(Publicamos este artículo para visibilizar una grave situación y como denuncia, pero no compartimos su contenido en cuanto a planteamientos de demandas o formas de nombrar o etiquetar a las personas como “discapacitadas”. Las comillas que suelen aparecer aludiendo a esta terminología, son nuestras, no del informe…)

El dolor y el castigo para los síntomas Behind Bars

12 de mayo 2015 (Nueva York) – Cárcel y el personal de la prisión en los Estados Unidos (http://www.hrw.org/united-states) han utilizado fuerza innecesaria, excesiva e incluso maliciosa contra los presos con “discapacidad mental”, ha denunciado Human Rights Watch en un informe publicado hoy.

El informe de 127 páginas, “insensible y cruel: El uso de la fuerza contra los reclusos con “discapacidad mental” en los Estados Unidos Cárceles y Prisiones” (http://www.hrw.org/node/134861), detalla incidentes en los que los funcionarios de prisiones han rociado a prisioneros con aerosoles químicos dolorosos, han conmocionado con potentes armas eléctricas paralizantes, y atado con correa por un día en sillas de restricción o camas. El personal ha roto mandíbulas, narices, costillas de los presos; los dejó con laceraciones que requieren puntos de sutura, quemaduras de segundo grado, contusiones profundas y los órganos internos dañados. En algunos casos, la fuerza utilizada les ha llevado a su muerte.

“Las cárceles y prisiones pueden ser peligrosas, dañar e incluso lugares mortales para los hombres y las mujeres con problemas de salud mental”, dijo Jamie Fellner (http://www.hrw.org/bios/jamie-fellner), asesora del US programa de Human Rights Watch y autora del informe. “Se usa la fuerza contra los presos, incluso cuando, a causa de su enfermedad, no pueden comprender o cumplir con las órdenes del personal.”

VÍDEO

Aunque no se dispone de datos nacionales, la investigación de Human Rights Watch indica que la fuerza injustificada, excesiva y castigo contra los presos con problemas de salud mental está muy extendida y puede aumentar en las más de 5.100 cárceles y prisiones de los Estados Unidos. Los expertos culpan al tratamiento deficiente de salud mental, políticas inadecuadas de uso de la fuerza, la capacitación del personal insuficiente y falta de liderazgo.

El personal de los establecimientos penitenciarios estadounidenses están autorizados a usar la fuerza cuando sea necesario para controlar a presos peligrosos o altamente disruptivos. Pero como expone Human Rights Watch, el personal a veces responden con violencia cuando los presos tienen un comportamiento que es sintomático de los problemas de salud mental y aun cuando es menor de edad y no amenazante, como orinar en el suelo, usando lenguaje obsceno, golpeando una puerta de la celda, masturbándose, quejándose de no recibir una comida, o negarse a salir de una celda. El personal también a veces usa la fuerza para castigar a los reclusos que molestan o les enfadan a ellos.

Este informe examina el uso de la fuerza contra los reclusos con “discapacidad mental” en las cárceles y prisiones de los Estados Unidos. Human Rights Watch examinó cientos de casos judiciales individuales y colectivos y las investigaciones del Departamento de Justicia, y entrevistó sobre el uso de la fuerza a más de 125 actuales y ex funcionarios de prisiones, psiquiatras expertos y defensores de prisioneros, para identificar las políticas y prácticas que conducen a la fuerza injustificada y recomendar cambios.

En un caso, el personal de una prisión de California rocía un prisionero aproximadamente 40 veces con gas pimienta, y lanzó cuatro granadas de gas pimienta en su celda después de que el hombre, que dijo ser “El Creador” se resistió a salir de su celda.

En otro, un prisionero de Florida diagnosticado con esquizofrenia defecó en el suelo de su celda y se negó a limpiarlo. Los oficiales supuestamente lo pusieron en una ducha hirviendo sabiendo que no podía controlar la temperatura del agua o flujo. Después de ser abandonado en la ducha por más de una hora, el recluso estaba muerto.

Se estima que uno de cada cinco prisioneros en los EE.UU. tiene una enfermedad mental grave, incluyendo la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión mayor, y se estima que el 5 por ciento son activamente psicóticos en un momento dado. Los presos con tales condiciones a menudo les resulta difícil hacer frente a los extraordinarios esfuerzos de encarcelamiento y para cumplir con el régimen de la prisión y las órdenes del personal. Si no se trata de alguien sin tratamiento debido a la insuficiencia de los servicios de salud mental, estos presos pueden tener una conducta que el personal de prisiones considera molesta, extraña, aterradora, perjudicial o peligrosa. Pueden negarse a obedecer órdenes, y romper las reglas en mayor proporción que otros presos. La respuesta predeterminada del personal puede ser el uso de la fuerza.

Expertos en correccionales dicen que las mejores prácticas requieren un uso especial de las medidas de fuerza para los presos cuyo comportamiento perturbador es sintomático de la enfermedad mental. Por ejemplo, a raíz de una demanda colectiva reciente, los funcionarios de prisiones en Arizona y California están adoptando políticas que restringen en gran medida el uso de aerosoles químicos sobre los presos con enfermedades mentales, excepto en caso de emergencia. Pero la mayoría de las agencias carecen de este tipo de políticas. Del mismo modo, la mayoría de las agencias no entrenan a su personal para entender la enfermedad mental sobre que impacto puede tener en el comportamiento y usar estrategias de negociación verbal para poner fin a la conducta disruptiva y sin fuerza.

Los funcionarios públicos deben reducir el número de presos con discapacidades mentales confinados en prisiones y cárceles, mediante el aumento de la disponibilidad de recursos de salud mental de la comunidad y incluyendo el acceso a los programas de desvío de la justicia penal. Los funcionarios también deben mejorar los servicios de salud mental en las prisiones y cárceles; y garantizar que los establecimientos penitenciarios adoptan y siguen políticas sólidas sobre el uso de la fuerza que tiene en cuenta las necesidades y vulnerabilidades particulares de los presos con enfermedades mentales. Los funcionarios deben utilizar el entrenamiento para hacer cumplir estas políticas e incluir mecanismos para la penalización del personal responsable que las violan.

“El personal de custodia no están entrenados en cómo trabajar con los presos con discapacidad mental, cómo desactivar situaciones leves, o cómo hablar con los prisioneros para que cumplan las órdenes”, dijo Fellner. “Con demasiada frecuencia, la fuerza es lo que los miembros del personal conocen y lo que utilizan. En instalaciones mal administradas los oficiales controlan a los internos, incluyendo a aquellos con enfermedad mental, a través de la violencia punitiva “.

Para ver más ejemplos, por favor ver más abajo.

Human Rights Watch identificó casos que cree que constituía uso innecesario, excesivo o malintencionado de la fuerza contra los reclusos con discapacidad mental:

A las 3:30 am el 17 de marzo de 2013, los funcionarios de prisiones de Colorado encontraron a Cristóbal López, de 35 años de edad con trastorno esquizoafectivo, tipo bipolar, tumbado boca abajo en el suelo de su celda, semi-consciente y casi sin poder moverse. El personal no lo llevó a la clínica de la prisión ni solicitó asistencia médica. En cambio, como se muestra en un video a disposición del público, los agentes lo esposaron, sujetando los puños a una cadena de vientre, grilletes de los tobillos, y lo encadenaron en una silla de inmovilización. Un par de horas más tarde se retiró López de la silla y lo dejó en el suelo de otra celda, todavía en las restricciones, siendo apenas capaz de moverse, su respiración cada vez más dificultosa. López murió alrededor de las 9 de la mañana desde la hiponatremia, un problema de la sangre que se puede tratar con la atención médica inmediata.

Robert Sweeper fue fichado en una cárcel de Carolina del Sur el 7 de febrero de 2013, acusado de entrar ilegalmente después que la policía lo encontró durmiendo en un portal edificio de aulas en una noche fría. Sweeper estaba poco cooperativo, desorientado e incoherente, pero el personal no lo envió a un hospital para recibir atención psiquiátrica. Durante una revisión de rutina de la celda de barrendero, un oficial le torció la muñeca y el brazo de barrendero, y le pateó repetidamente en la parte superior del cuerpo, perforando el pulmón, rompiendo tres costillas y la fractura de dos vértebras.

Nick Christie, un hombre de 62 años de edad, agitado y confuso que recientemente había dejado de tomar sus medicamentos para la depresión y la ansiedad, fue encarcelado en Florida en 2009 por un delito menor no violento. Encerrado en una celda y sin recibir ningún servicio de salud mental, siguió gritando y golpeando la puerta de la celda. El jefe adjunto le roció con spray químico más de una docena de veces en un período de 36 horas y le inmovilizaron en una silla de inmovilización con una máscara de saliva que cubre su rostro. Murió de un paro cardíaco.

Marie Franks, una mujer de 58 años de edad con trastorno bipolar, fue encarcelada en una cárcel de Iowa en el otoño de 2013, después de que ella hizo varias llamadas no de emergencia al 911 y luego se resistió al arresto. Ella no recibió sus medicamentos con receta en la cárcel y su salud mental se deterioró. El 7 de octubre, se negó a cambiar voluntariamente su mono e insultó al personal de la cárcel. En respuesta, el jefe adjunto de la cárcel le disparó con una Taser varias veces en ocho minutos.

2015US_Mentally_ill_prisons

Imagen de Paul Schlosser III, que ha sido diagnosticado con trastorno bipolar y depresión, siendo rociado con gas pimienta el 10 de junio de 2012 por un funcionario de prisiones en el Centro Correccional de Maine en Windham, Maine. La imagen es un Screengrab de un video del incidente que fue tomada por los oficiales de la prisión, y que está publicado en YouTube (VÍDEO)

NUESTRO INFORME: Insensible y cruel
Empleo de la fuerza contra los reclusos con “discapacidad mental” en los Estados Unidos Cárceles y Prisiones (12 de mayo 2015)

CONSIGA EL INFORME AQUÍ

https://www.hrw.org/news/2015/05/12/united-states-force-against-prisoners-mental-illness

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s